viernes, 6 de febrero de 2009

La Sonrisa

Se que llevo una semana un poco/bastante deprimido, quizás se han juntado demasiadas cosas, por un lado en lo sentimental, por otro lado este tiempo de perros que hace (lo reconozco, necesito el sol para vivir), y porque no, también el ambiente que se ve por la calle, en la tele, etc. con la famosa crisis.

Gracias a Dios, no debo de temer por mi trabajo, vale que no es el que hubiera elegido hace 30 años cuando estaba en el colegio, pero tampoco esta mal el tema. Pero lo que si me he dado cuenta, es que hay menos gente por la calle, y la poca va seria, trabajo en un zona de bastante comercio de la zona centro, y aun así no se ve a la gente feliz.

Como dice mi nueva amiga :-) (si me permites llamarte amiga), hay que reír que son dos días, por cierto tendré que conocer a tú abuela para que me presente a la nieta, ;-). Bueno, continuo, siempre me ha gustado reírme, aunque por dentro estuviese sufriendo, siempre tenia una sonrisa en mis labios, es más, pensaba que la gente cuando me viese caminar por la calle, pensaría que este tipo estaba loco.

Hace unos veranos, la hija de mi ultima pareja me dijo la cosa más bonita que me han dicho, estábamos jugando a poner colores a las personas que conocíamos, y ella dijo que para mi el amarillo, le pregunte el motivo, y me contesto "eres como el sol, siempre estas sonriendo y feliz". No sé lo que ahora me diría ella, aunque intentare volver a mis viejas andadas, reconozco que ahora estoy más cerca de los versos de Pablo Neruda, "puedo escribir los versos más tristes..."

Pero de lo que realmente me gustaría hablar es sobre como ha sido mi vida, y me imagino que sera parecida a la de los demás.

Cuando era joven, pensaba que me comería el mundo, cuando se terminaba la historia con la chica de turno, pensaba que ya nunca más me enamoraría, que la vida se terminaba con ella. Ahora, a mis 44, aunque no me arrepiento de nada, si me hubiese gustado ser un poco más fuerte de carácter, lo reconozco, la sonrisa de la persona querida, hace que me derrite y que todo aquello que me haya prometido de ser fuerte, de no dejar que nadie más entre en mi corazón, se me olvide, y liándome la manta a la cabeza, le entregue mi corazón, sin reservas.

2 comentarios:

:-) dijo...

Pues claro que te lo permito nuevo amigo.
Mi abuela no la creas demasiado... que me quiere mucho... jeje.
Sigue sonriendo como lo hacias, no se pierde nada y se gana mucho.
Ante las adversidades del tipo que sean intenta poner tu mejor sonrisa ¿y por qué no? como bien dices tú.
Saludos amigo.

Maria dijo...

los niños siempre dicen la verdad, así que esa niña te eligio como el color amarillo y tendrá razón seguro. Así que a recuperar ese color, que el sol vuelve a salir aunque haya antes tempestad. Un saludo.